La Fuente del río y su entorno geográfico

fuente_del_rc3adoLa Fuente del Río es un paraje natural que debe su nombre al manantial que da vida al río Cabra. Está situada en el extremo sureste del núcleo urbano de Cabra, en la salida hacia Priego. Este manantial se origina gracias a las características de la Sierra de Cabra, a cuyos pies se encuentra; esta sierra, con su altitud, más de mil metros sobre el nivel del mar, tiene una de las pluviometrías más alta de Andalucía -tal como explicaremos luego- y, además, por las características de los materiales que la conforma, da lugar a este tipo de manantiales kársticos, donde el agua de las precipitaciones comienza a lo largo de miles de años por disolver los materiales de tipo calizo que componen la sierra y se introduce a través de grietas y sumideros hacia zonas profundas, creando un laberinto de conductos horizontales y verticales, y circulando por galerías y pozos hasta que surge en veneros como el que nos ocupa.

Este venero natural que no ha dejado de ser modelado por la mano del hombre, que una veces con acierto y otras sin él, nos ha proporcionado lo que hoy es la Fuente del Río, un paraje a las puertas de las Sierras Subbéticas cordobesas, un conjunto singular, un oasis donde se mezclan los canales con estanques de agua clara y cristalina con cuidados jardines y árboles, con gran valor ornamental, integrado todo perfectamente en un parque, con zonas recreativas, anfiteatro, piscinas, y restaurantes. Se trata de un conjunto que a través del ruido del agua al brotar y discurrir, a la sinfonía de trinos de los pájaros tan abundantes en el lugar y al frescor que la abundancia de agua proporciona, consigue transmitir al visitante la paz y sosiego que solo en lugares especiales se consigue, por lo que podríamos definir a la Fuente del Rio la catedral del agua y de la piedra.

Este manantial sirve desde tiempo inmemorial no solo para el abastecimiento de líquido elemento a la población, si no que a través de canales y acequias, crea amplios espacios de regadío en las zonas limítrofes a la vega del río Cabra, lo que se tradujo en su día en más de seiscientas huertas que nos dieron y nos dan esos tesoros hortofrutícolas y flores de los que vive parte de su población y que han dado fama a la ciudad de Cabra.

fuente20del20rc38do1Precisamente, la cuenca del Macizo de Cabra —cuyo volumen de recarga anual se estima en unos 50 Hms³— desagua por su base cuando el agua en su percolación gravitatoria a través de la caliza alcanza las margas impermeables del Keuper. Lo hace a través de fuentes o manantiales dispuestos periféricamente y situados a unos 500 metros de altitud. Una de las más importantes es la Fuente del Río, que da origen al Río Cabra y provee a los regadíos de la huerta egabrense, a razón de un caudal calculado en 620 litros/seg., aunque otras estimaciones lo elevan hasta 2000.

La Sierra de Cabra es, pues, el elemento clave a efectos de provisión de agua, y no solamente en cantidad, sino en disponibilidad de la misma en el periodo de sequía o aridez estival, pues la interposición de la caliza en el ciclo hidrológico precipitación-evacuación permite un desfase entre una y otra de dos ó tres meses. De este modo el mínimo de precipitación estival sólo se acusa en el caudal de los manantiales durante Septiembre, Octubre y Noviembre, cuando finaliza el año agrícola y ya comienza la recarga de los acuíferos en la nueva estación otoñal. Y asimismo la Sierra de Cabra ejerce una gran influencia en la climatología comarcal incrementando las precipitaciones.

Por su componente topográfico y por su disposición obstaculiza el flujo de los vientos de componente Oeste, erigiéndose en una frontera aerológica que fuerza la condensación e intensifica las precipitaciones orográficas, incrementándolas desde unos valores medios de 600 l/m² en el llano hasta más de 1000 l/m² en la cima, al tiempo que la propia altura facilita la transformación en nieve, que tanto beneficia a la absorción por la roca a medida que se funde.

El resultado de todo ello, como ya se ha dicho, es la existencia de fuentes, de las cuales la de mayor interés por la cantidad de huerta a la que beneficia es la Fuente del Río, situada en la cota de a unos 500 metros sobre el nivel del mar, a partir de la cual fluye por gravedad el agua que transporta el Río Cabra y abastece desde tiempo inmemorial a la población y a sus huertas. Aparece así en pleno dominio bético-campiñés un original y productivo paisaje del agua.

FUENTES CONSULTADAS

 

Anuncios